Como Celebrar El Domingo de la Divina Misericordia

Exijo de Ti Obras de Misericordia, Parte #2

man with beard

Una parábola de Misericordia (San Lucas 10:29-37)

Un abogado preguntó a Jesús: ¿Quién es mi prójimo? Jesús respondió con la parábola del Buen Samaritano. Al terminar la parábola Nuestro Señor dijo, “Ve, y haz tú lo mismo.” Sí, debemos ser buenos Samaritanos cuando vemos a nuestro vecino en necesidad; debemos ser misericordiosos con los necesitados.


Las Obras de Misericordia Espirituales

1. Corregir al que se equivoca. Es difícil corregir a alguien. Significa defender los principios morales en el trabajo, en la escuela, en la política, o en el hogar. Amonestar no es decir a alguien cuanto sabe uno de la Biblia, pero es para defender la verdad. Al hacer esto, protegemos a los niños.

2. Enseñar a los ignorantes. No todos pueden hacerse maestros de la escuela, sacerdotes, o líderes religiosos, pero sí podemos instruir a nuestras familias sobre los principios morales básicos. Estamos llamados a ser un pueblo sacerdotal y a evangelizar por el mundo entero.

3. Dar buen consejo al que lo necesite. Aconsejar no vale mucho, pero hay más amor en la orientación. No podemos ignorar las dudas acerca de la fe, del aborto, del matrimonio, o preguntas sobre la muerte, o el divorcio. Las dudas requieren la orientación o dirección desde un punto de vista cristiano.

4. Consolar a los afligidos. La muerte, el divorcio, una enfermedad grave, el desempleo, los problemas de la familia, la angustia mental, y la cirugía. ¿Cuántos de estos dolores afligen a personas a su alrededor y pasan desapercibidos sin que reciban ni un abrazo, ni una palabra de consuelo, o una simple oración? A veces con solo pasar un tiempo con ellos y hacerlos reír es una buena expresión de amor.

5. Soportar con paciencia los defectos de los demás. Las quejas de los ancianos, el tráfico en el autopista, el trabajo pesado y aburrido, las personas que nunca dicen ni una palabra amable – todos requieren paciencia. Debe esforzarse para alcanzar la paciencia. Ofrézcales a aquellos una simple sonrisa y una oración.

6. Perdonar las injurias. Críticas agudas, heridas físicas, chismes acerca de sus hijos, una muerte por un conductor ebrio, todo eso requiere mucho perdón. Pensar mucho en la ofensa empeora y agranda las cosas. Engendrar odio resultará en odio hacia sí mismo. El perdón lo sana todo.

7. Orar por los vivos y por los muertos. Es imposible estar presente con todos, aún aquellos de su propia familia, pero podemos alcanzarlos con la oración. Toda la gente, viva o muerta, se beneficia cuando los recordamos con una oración. No hay regalo más grande que el de ofrecer una Misa para un alma en el purgatorio o para un amigo vivo.

Nuestro Señor habla:

“Escríbelo para muchas almas que a veces se afligen por no tener bienes materiales, para practicar con ellos la misericordia. Sin embargo, el mérito mucho más grande lo tiene la misericordia espiritual que no necesita ni autorización ni granero siendo accesible a cualquier alma. Si el alma no practica la misericordia de alguna manera no conseguirá Mi misericordia en el día del juicio.” (Diary 1317).

Rece mucho en familia. Rece el rosario con su familia por la conversión del mundo. Vaya a la adoración del Santísimo Sacramento. Visite a Jesús porque El es el gran médico. Estudie las Escritura junto con su familia. Estudie su Catequismo.


back button       next button


Please consider sharing in our apostolate of spreading love and devotion to our Divine Mercy Lord present in all the tabernacles throughout the world.

Home ~ Divine Mercy Sunday ~ Domingo de la Divina Misericordia ~ Questions & Answers ~ The One True Image ~ Chaplet of Divine Mercy ~ Faustina Diary ~ Plenary Indulgence ~ Needs ~ Life & Mercy Crusade ~ Inspirational Messages ~ Shopping ~ Letters ~ Retreats ~ Meditations ~ Links ~ Contact ~ Columbus Diocese ~ Current Newsletter



Laity for Mercy/Laicos de la Misericordia
2168 Ransom Oaks Dr
Columbus, Ohio 43228
mcandrew4life@sbcglobal.net