La Eucaristía: Vida y Cumbre del Domingo de la Divina Misericordia, Parte #2

Eucharist Part 2 image

Si lo invitamos a entrar en nuestros corazones, El toma el control y se hace el anfitrión

Esto es lo que pasó en el camino a Emaús. Se encontraron a Cristo. Lo invitaron a sus casas, y ¿qué hizo Cristo? Se hizo el anfitrión de la casa. Partió el pan y se los dio a ellos para comer, y lo reconocieron. Esto es lo que le pasa a usted cuando lo invita a entrar en su corazón. El entra y se hace el anfitrión y le da a usted todas las gracias que le faltan cada día. La hostia (la Eucaristía) que recibimos se hace el anfitrión en nuestros corazones. El prepara la comida y nos alimenta.


Nosotros también estamos bienvenidos dentro de Su corazón.

“El que come mi carne y bebe mi sangre permanece en mí y yo en él.” (San Juan 6:56) Ahora entramos en Su corazón, Su hogar, Su reino celestial. Ya que Cristo no está solo, entramos en el Padre-Hijo-Espíritu Santo y en todo el reino celestial. Todos los santos y ángeles están presentes cuando usted recibe a Cristo en la Eucaristía, cuerpo, sangre, alma y divinidad. Si muere en estado de gracia, usted esta unido a Cristo en el cielo. Esta es la liturgia celestial que nos es dada a nosotros. Cuando usted muere, va a estar con Cristo. Esta es una promesa de Nuestro Señor.

Cuando Santa Teresa recibió su Primera Comunión ella lloró. Se dio cuenta de que su madre (que había fallecido años antes) estaba presente durante su Comunión. Cuando entramos en la Comunión, nos unimos con todos los santos.


La vida eterna tiene que ser ahora, cada vez que recibimos la Comunión.

La función completa de la Comunión es para transformarnos. La vida eterna debe comenzar ahora, no al momento de la muerte, pero el día de hoy, todos los días con la Santa Comunión. Debemos empezar a vivir como vive Dios. Compartiendo Su vida hoy, en este momento. No tenemos que esperar hasta que nos muramos. Lo podemos hacer ahora. Los santos sabían esto y ellos lo vivían.


Se supone que debemos convertirnos en lo que comemos

La función de la Eucaristía es que debemos de convertirnos en otro Cristo. Se supone que debemos ser transformados. Con cada Santísima Comunión, nos hacemos más y más como Cristo. San Pablo escribe, “Ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí.” La Eucaristía debe ser un incentivo para una nueva manera de vivir, una manera de vivir separada de este mundo. La Comunión no es el fin. Ahora nos hacemos misioneros por Cristo. Salimos y nos convertimos en Cristo para los demás. Nuestra actitud a la Eucaristía determina nuestra evangelización a los demás del mundo. Descubrir a Cristo en la Eucaristía no es suficiente. Usted debe de llevar a Jesucristo a los demás. El mundo es un gran territorio para las misiones.


Le duele a Nuestro Señor si no creemos en Su verdadera presencia en la Eucaristía.

Nuestro Señor habla:

“Mi gran deleite es unirme con las almas . . . cuando llego a un corazón humano en la Santa Comunión, tengo las manos llenas de toda clase de gracias y deseo dárselas al alma, pero las almas ni siquiera Me prestan atención. Me dejan solo y se ocupan de otras cosas. Oh, qué triste es para Mí que las almas no reconozcan al Amor. Me tratan como una cosa muerta.” (Diario 1385)

El pecado, la ansiedad, y el no reconciliarnos con nuestro prójimo, son las tres cosas que impiden una ferviente recepción de la Eucaristía. Nuestras heridas se pueden sanar por el sacramento de la Reconciliación. El evangelio para el domingo de la Divina Misericordia es San Juan 20:19-31, donde Cristo instituye el Sacramento de la Reconciliación a los Apóstoles y lo que Nuestro Señor apoda como “La Fuente de Mi Misericordia” (1602). “en el tribunal de la misericordia (El Confesionario). . . tienen lugar los milagros más grandes y se repiten incesantemente.” (Diario 1448)



back button       next button


Please consider sharing in our apostolate of spreading love and devotion to our Divine Mercy Lord present in all the tabernacles throughout the world.

Home ~ Divine Mercy Sunday ~ Domingo de la Divina Misericordia ~ Questions & Answers ~ The One True Image ~ Chaplet of Divine Mercy ~ Faustina Diary ~ Plenary Indulgence ~ Needs ~ Life & Mercy Crusade ~ Inspirational Messages ~ Shopping ~ Letters ~ Retreats ~ Meditations ~ Links ~ Contact ~ Columbus Diocese ~ Current Newsletter



Laity for Mercy/Laicos de la Misericordia
2168 Ransom Oaks Dr
Columbus, Ohio 43228
mcandrew4life@sbcglobal.net