Preguntas Y Respuestas Con Respecto Al Domingo De La Divina Misericordia

 

Pregunta:
¿Es suficiente con ir a misa la noche del sábado, o tenemos que asistir de nuevo el domingo?

Respuesta:
La misa de la noche del sábado es suficiente con tal de que sea la misa del domingo.

 

Pregunta:
¿Qué pasa si el sacerdote de mi parroquia no celebra nada el Domingo de la Divina Misericordia, puedo recibir las gracias especiales del domingo de la Divina Misericordia?

Respuesta:
Sí, usted puede. Las cosas principales que desea Nuestro Señor son: Confesión, Sagrada Comunión, ser misericordioso con los demás, la veneración de Su Imagen y Confianza.

 

Pregunta:
¿Pero qué de la confesión en el mismo día?

Respuesta:
En la mayoría de las parroquias esto es absolutamente imposible. Hacer que cada persona vaya a la confesión en ese día es imposible. Y Jesús no pediría el imposible. No hay suficientes sacerdotes, ni tiempo para escuchar todas las confesiones durante un solo día. Seguramente entonces, nuestra confesión debe ser antes de la Fiesta de la Misericordia. El Cardinal Francis Macharski, Arzobispo de Cracovia, dijo en su carta pastoral de 1985 que debemos hacer nuestra confesión aún antes de la Semana Santa: “Pido sinceramente que los sacerdotes fielmente realicen su ministerio en el confesionario, y que los fieles no dejen la confesión para la Semana Santa”. Debido a la escasez de sacerdotes y con la aprobación de la Iglesia en declarar este día como Indulgencia Plenaria, serían aceptables aún 8 a 20 días después de la Fiesta.

 

Pregunta:
¿Y qué de las personas que todavía desean ir a confesarse el mismo día, aún cuando no necesitan, es decir están en estado de gracia, y ya se han ido a confesar durante la Cuaresma o Semana Santa para el domingo de la Divina Misericordia?

Respuesta:
Si no es necesario, entonces deben tener bastante confianza en Jesús de que El va a hacer lo que El dice. Algunas personas parece que nunca tienen la suficiente confianza en que Jesús puede hacerlo y lo hará. Y la confianza es necesaria sobre todo para cosechar la abundancia de la Divina Misericordia de Cristo. Aunque el diario habla frecuentemente sobre la confesión, Jesús dijo que la confianza es muy necesaria para recibir Su Misericordia:

Nuestro Señor habla:

“Cuando te acercas a la confesión, a esta Fuente de Mi Misericordia, siempre fluye sobre tu alma la Sangre y el Agua que brotó de Mi Corazón y ennoblece tu alma. Cada vez que vas a confesarte, sumérgete toda en Mi misericordia con gran confianza para que pueda derramar sobre tu alma la generosidad de Mi gracia. Cuando te acercas a la Confesión debes saber que Yo Mismo te espero en el confesionario, sólo que estoy oculto en el sacerdote, pero Yo Mismo actúo en tu alma. Aquí la miseria del alma se encuentra con Dios de la misericordia. Di a las almas que de esta Fuente de la Misericordia las almas sacan gracias exclusivamente con el recipiente de confianza. Si su confianza es grande, Mi generosidad no conocerá límites. Los torrentes de Mi gracia inundan las almas humildes. Los soberbios permanecen siempre en pobreza y miseria, porque Mi gracia se aleja de ellos dirigiéndose hacia los humildes.” (Diario #1602)

 

Pregunta:
¿Debe de celebrarse la misa de la Divina Misericordia a las 3:00 de la tarde?

Respuesta:
Si, si se puede, pero no tiene que ser. Jesús nunca dijo eso en referencia a la Fiesta de la Misericordia, aunque Jesús sí dijo que a las 3 de la tarde es la “hora de la gran misericordia.” Las horas normales de sus misas del domingo son suficientes, con tal de que haya bendición y la veneración de la Imagen, y también que el sacerdote predique sobre la Divina Misericordia.

 

Pregunta:
¿Qué pasa si nuestro sacerdote no desea hacer nada con la imagen y él ni siquiera predica sobre la misericordia de Dios?

Respuesta:
Mi sugerencia sería buscar una parroquia que esté celebrando propiamente el Domingo de la Divina Misericordia, y si esto no es posible, entonces haga todo que usted puede hacer, como por ejemplo tenga una imagen para venerar en su hogar y hagan una bendición con su familia. Recuerde las palabras de Nuestro Señor: “Si su confianza es grande, no hay límite a mi generosidad..”

 

Pregunta:
¿Es suficiente celebrar nada más la misa regular de domingo? ¿Qué Jesús no pidió una celebración solemne?

Respuesta:
Sí, esto sería suficiente. La misa es la oración más grande de todas. No hay mayor forma de rezar que cuando Jesús se ofrece a sí mismo al Padre, pero no olvidemos que esto es una Fiesta, y una Fiesta es una celebración.

 

Pregunta:
¿Y qué de la gente que está en prisión, o en la guerra? ¿Y del enfermo y el moribundo que no pueden celebrar la Fiesta de la Misericordia el mismo día, o no tienen ninguna manera de ir a confesarse un mes antes o aún un mes después?

Respuesta:
Si usted se refiere al último Decreto Apostólico de la Penitenciaría de Juan Pablo II sobre la Indulgencia Plenaria, él dijo: “Se concede la indulgencia plenaria, con las condiciones habituales (confesión sacramental, comunión eucarística y oración por las intenciones del Sumo Pontífice) al fiel que, en el domingo segundo de Pascua, llamado de la Divina Misericordia, en cualquier iglesia u oratorio, con espíritu totalmente alejado del afecto a todo pecado, incluso venial, participe en actos de piedad realizados en honor de la Divina Misericordia, o al menos rece, en presencia del santísimo sacramento de la Eucaristía, públicamente expuesto o reservado en el Sagrario, el Padre Nuestro y el Credo, añadiendo una invocación piadosa al Señor Jesús misericordioso (por ejemplo, Jesús misericordioso, confío en ti).

 

Pregunta:
¿Cuántos de ustedes prestaron atención a lo qué dijo Jesús para que recibamos su perdón completo de los pecados y del castigo? ¿Qué no dijo que el alma que vaya a la Confesión y a la Sagrada Comunión recibiría esta gran gracia? El no dijo la Confesión y el santo sacrificio de la misa. ¿Por qué no?

Respuesta:
La respuesta es porque Jesús desea que cada alma tenga una oportunidad de recibir su gracia especial. Por lo tanto, Jesús estaba atento de los minusválidos, de los encamados o convalecientes, de los enfermos en hospitales, en nuestras clínicas de reposo, aquellos en la guerra y en cualquier persona que no puede ir a la misa en ese domingo pero podrían recibir la Sagrada Comunión. Jesús desea que nadie sea excluido. Sé que alguien preguntará erróneamente, “¿Eso quiere decir que no tengo que ir a la Misa el domingo?” ¿De verdad? ¿Cómo puede pensar tal cosa?

 

Pregunta:
¿Necesito hacer la Novena de nueve días y la Coronilla de la Divina Misericordia en el día de la Fiesta para recibir el perdón absoluto de todos los pecados y las penas?

Respuesta:
No, Nuestro Señor pide la Confesión y la Sagrada Comunión.

 

Pregunta:
¿Qué tal si nuestro sacerdote desea hacer más?

Respuesta:
Que bueno, sea bienvenido. Nuestro Señor nos invita siempre a que hagamos más. ¿Cómo qué? Pues, puede pedir el Viernes Santo que cada uno empiece a rezar la Coronilla junto con la Novena a la Divina Misericordia, rezar las estaciones de la cruz y exponer el Santísimo Sacramento el Domingo de la Fiesta de Misericordia. (Información con respecto a la Novena y la Coronilla se encuentran en las páginas NOVENA y CORONILLA).

 

Pregunta:
¿Cuál es el mensaje que Jesús desea que escuchemos y que hagamos?

Respuesta:
Que Jesús es la Divina Misericordia, y El desea que cada uno de nosotros escuche y que tengamos devoción a Su Misericordia. Como Jesús dijo en el diario #965 otra vez en #998:

“Deseo que Mi misericordia sea venerada; le doy a la humanidad la última tabla de salvación, es decir, el refugio en Mi misericordia. Mi corazón se regocija de esta Fiesta.”

¿Y dónde mejor podemos recibir la Divina Misericordia de Jesús que en el Confesionario y en la Sagrada Eucaristía? Esta es la razón por la cual el Diario tiene tantos párrafos que habla sobre la Confesión y la Eucaristía. Dos ejemplos son: en #1407 Santa Faustina escribió después de recibir la Sagrada Comunión ella le preguntó a Nuestro Señor:

“¿Por qué una sola [hostia] viva, si estás igualmente vivo en todas las Hostias? El Señor me contestó:Es así, soy el Mismo en todas las Hostias, pero no todas las almas Me reciben con una fe tan viva como la tuya, hija Mía, y por eso no puedo obrar en sus almas igual que en tu alma.” (Diario 1407)

En # 1810 Jesús dijo:

“Quiero decirte, sin embargo, que la vida eterna debe iniciarse ya aquí en la tierra a través de la Santa Comunión. Cada Santa Comunión te hace más capaz para la comunión con Dios por toda la eternidad.

Ahora para hacer algunas distinciones muy importantes con respecto a Santa Faustina y el domingo de la Divina Misericordia:

1) El Diario de Santa Faustina merece gran respecto y honor, pero no es un libro inspirado, no es la Biblia.

2) Santa Faustina no es la Divina Misericordia, ni la Divina Misericordia es Santa Faustina. Santa Faustina, aunque fue canonizada en el domingo de la Divina Misericordia, ella tiene su propia fiesta, el 5 de octubre de cada año, el día que ella murió. ¿Pero entonces por qué fué ella canonizada en el domingo de la Divina Misericordia? La respuesta es obvia. Es para que Jesús, Santa Faustina, y el Papa Juan Pablo II pudieran tornar nuestras mentes y corazones hacia Jesús como la Divina Misericordia. La mejor comparación que puedo pensar es que Santa Faustina es el volante de un coche, (es decir, la Divina Misericordia), pero Jesús es el único conductor de Su Divina Misericordia. Por lo tanto, Jesús pide que cada uno de sus sacerdotes le asista en acercar a las almas a Su Divina Misericordia, especialmente predicando sobre Su Divina Misericordia el domingo de la Divina Misericordia y dándose tiempo para administrar los Sacramentos.


back button       next button


Please consider sharing in our apostolate of spreading love and devotion to our Divine Mercy Lord present in all the tabernacles throughout the world.

Home ~ Divine Mercy Sunday ~ Domingo de la Divina Misericordia ~ Questions & Answers ~ The One True Image ~ Chaplet of Divine Mercy ~ Faustina Diary ~ Plenary Indulgence ~ Needs ~ Life & Mercy Crusade ~ Inspirational Messages ~ Shopping ~ Letters ~ Retreats ~ Meditations ~ Links ~ Contact ~ Columbus Diocese ~ Current Newsletter



Laity for Mercy/Laicos de la Misericordia
2168 Ransom Oaks Dr
Columbus, Ohio 43228
mcandrew4life@sbcglobal.net